“Nuestro deseo es trabajar con el bosque y que el efecto sea vender castaña”

11 marzo, 2019

Miguel Zamalloa Condori, CEO de Ronap

Después de exponer sus productos en la vitrina más grande de productos orgánicos del mundo, la feria Biofach, realizado en Nuremberg, Alemania, Miguel Zamalloa Condori, el gerente general de la Cooperativa de Recolectores Orgánicos de la Nuez Amazónica del Perú (Ronap) que agrupa a 21 concesionarios de castaña de Madre de Dios, nos contó los proyectos y sueños que persiguen.

“Nuestro deseo no es vender un contenedor y ya, sino trabajar con las personas, con el bosque y que el efecto sea vender castaña, que dará la sostenibilidad económica”, advierte Zamalloa.

El sueño está a punto de cumplirse a fines de marzo, cuando por primera vez Ronap exporte 16 toneladas de castaña a la empresa Caro Nut de Estados Unidos. Este acontecimiento será propicio para inaugurar el “Parque de la Castaña Amazónica” otro gran proyecto orientado al turismo vivencial.

Como hijo de castañero, Zamalloa menciona que gracias al enfoque de relevo generacional, hoy los hijos, hijas, nietos y nietas de los concesionarios procedentes de distintas profesiones y oficios se han unido a Ronap y han otorgado un gran impulso para mejorar e innovar en la cadena productiva de la castaña desde su recolección, procesamiento hasta su comercialización con valor agregado.

Su proyección es ambiciosa, se han planteado que en un par de años alcanzarán 100 socios (ahora son 37 asociados), producirán 20 contenedores de castaña y contarán con una planta propia que permanentemente procesará el fruto. En paralelo, Ronap apuesta por recuperar 10 mil hectáreas bajo sistemas agroforestales, donde se combine árboles de castaña con copoazú, sacha inchi y otros productos de rápido crecimiento que puedan dar soporte a las familias.

El Ministerio de Agricultura y Riego, a través del Programa de Desarrollo Forestal Sostenible, Inclusivo y Competitivo en la Amazonía Peruana del SERFOR acompaña a Ronap a concretar sus proyectos. Se les brinda un permanente soporte en la búsqueda de mercados como la participación en ferias, en la obtención de certificaciones orgánicas, asistencia técnica para permisos, entre otros.

“No queremos venderles castaña sino construir un sueño juntos, queremos mejorar no solo las condiciones de vida de los castañeros, sino también de los consumidores con un producto de calidad”, enfatiza Zamalloa.

Entrevista aquí: