Protección y conservación

Primera comunidad campesina de Moquegua recibe registro para el aprovechamiento de plantación forestal de pino y eucalipto

10 noviembre, 2016

En el Seminario “Siembra y Cosecha de Agua para la conservación de la flora y fauna silvestre”, el presidente de la Comunidad Campesina Ataspaya, Mario Chejaya, recibió documento que le permite aprovechar 3 hectáreas de árboles. Evento realizado en el marco de la Semana Forestal Nacional, que convocó a municipalidades y comunidades de la zona altoandina de esta región.

Tacna, 10 de noviembre de 2016.- La Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre Moquegua-Tacna, órgano desconcentrado del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) del MINAGRI, otorgó a la Comunidad Campesina Ataspaya, un registro para el aprovechamiento de 3 hectáreas de una plantación forestal de árboles de pino (Pinus radiata) y eucalipto (Eucalyptus globulus).

De esta manera, se convierte en la primera comunidad campesina de la región Moquegua en recibir esta autorización. “Estamos muy agradecidos, porque no sólo queremos comercializar madera, además queremos aprovechar los recursos que nos brinda el bosque como los hongos comestibles”, nos cuenta Mario Chejaya, Presidente de la Comunidad Campesina Ataspaya.

Este registro fue entregado durante el Seminario “Siembra y Cosecha de Agua para la Conservación de la Flora y Fauna Silvestre de la Región Moquegua”; evento realizado en el marco de la Semana Forestal Nacional, que convocó a representantes de las municipalidades distritales y provinciales, así como a los integrantes de comunidades campesinas de la zona altoandina de la región Moquegua.

La comunidad campesina Ataspaya se ubica en el distrito Carumas, provincia Mariscal Nieto de la región Moquegua. Son 3 hectáreas de plantación comunal de árboles de pino, eucalipto y queñua, que se cultivan desde hace 8 años gracias al vivero que administran en convenio con AGRO RURAL y la Municipalidad Distrital de Carumas.

La autorización les permitirá movilizar sus productos y comercializarlos, generar confianza de sus compradores, ingresar al mercado en mejores condiciones; además de acceder a fuentes de financiamiento formales e incentivos para el desarrollo de plantaciones forestales y/o agroforestales, entre otros beneficios.

El registro de plantaciones forestales de acuerdo a la Ley Forestal y de Fauna Silvestre y sus reglamentos es un procedimiento simple, gratuito y automático. Se realiza al tercer año de establecida la plantación o cuando se haya logrado el prendimiento definitivo en el campo.