Protección y conservación

En Piura intervienen dos vehículos que transportaban leña y carbón vegetal ilegal

17 mayo, 2020

En la Villa La Legua del distrito de Catacaos, en Piura, el Escuadrón Verde de la Policía Nacional del Perú intervino a tres personas a bordo de dos automóviles cuando transportaban leña y carbón vegetal de algarrobo de procedencia ilegal. Los casos fueron puestos a disposición del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) del Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) para las acciones administrativas correspondientes.

Durante un operativo policial en el puente de la Villa La Legua se intervinieron a dos autos. En uno de ellos, camuflados en los asientos posteriores y la maletera, se encontraron cinco sacos de polietileno con carbón vegetal de algarrobo, cada uno de 40 kilogramos. De igual manera, camuflados y cubiertos con una manta, en el segundo vehículo habían 213 unidades de leña de algarrobo talado ilegalmente.

Los ocupantes de los automóviles no tenían la Guía de Transporte Forestal, documento que otorga el SERFOR y acredita el origen legal de los productos forestales. Por ello, la oficina del SERFOR en Piura procedió a iniciarles procesos administrativos sancionadores, de acuerdo a la Ley Nª 29763, Ley Forestal y de Fauna Silvestre.

La sanción es el pago de una multa, que oscila entre 0,1 y 5000 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), determinadas según criterios de gradualidad.

Asimismo, se decomisaron las unidades de leña y el carbón vegetal de algarrobo ilegales e inmovilizaron los dos vehículos. Esto último hasta el pago de la multa.

El SERFOR reitera que a causa de la tala indiscriminada, el algarrobo (Prosopis pallida) se encuentra categorizado como “Vulnerable”, según el Decreto Supremo N° 043-2006-AG que aprueba la categorización de especies amenazadas de flora silvestre.

Es importante recordar que este imponente árbol es considerado “multipropósito” porque su fruto sirve para la elaboración de la algarrobina, un enérgico antioxidante natural; sus hojas poseen nutrientes, por lo que se usan como forraje y abono orgánico; y su floración contribuye al desarrollo de la apicultura.

Además, ofrece sombra, modera el calor, regula el clima y el nivel de agua en el suelo, y es el hábitat de la fauna silvestre del bosque seco.