Historias del bosque

Quédate atento a todas nuestras más recientes novedades. Síguenos también en nuestras redes sociales y mantente informado sobre todo lo que sucede en el bosque.

21 agosto, 2018

Sondondo: El otro valle de los cóndores

Después de diez horas de viaje desde Lima dejamos el cielo gris y llegamos a Puquio, en la sierra ayacuchana, donde pasamos la noche. Desde aquí partimos a las 5:00 am hacia Mayobamba, un anexo del distrito de Chipao, lugar donde realizaríamos el taller sobre la conservación del cóndor andino (Vultur gryphus) con participación de los pobladores de la parte baja y media del valle de Sondondo, ubicado en la provincia de Lucanas a casi 100 kilómetros de Puquio.

Antes de llegar a Mayobamba, nos detuvimos, tras casi hora y media de camino, en Andamarca; y de ahí, en casi una hora de viaje, llegamos al mirador de cóndores en los territorios del poblado de Chipao, a 3595 metros de altitud.

Tras esperar casi media hora, con los primeros rayos solares, aparecieron los imponentes cóndores. Los más jóvenes planeaban en busca de las corrientes térmicas para alzar vuelo. Los ejemplares adultos y más experimentados volaban tranquilamente frente al mirador con dirección a un bebedero ubicado muy cerca de allí. Pero la fantástica experiencia se ve algo opacada por unos cables de electricidad de media tensión que atraviesan el valle y han causado la muerte de algunos cóndores. Se puede apreciar como muchos de ellos hacen piruetas para evitarlos.

Pese a todo, la parada en el mirador tuvo su recompensa: en poco tiempo pudimos ver por lo menos 35 ejemplares de cóndores. Nos llamó la atención la gran cantidad de juveniles. Maravillados con el espectáculo y al acercarse la hora de inicio del taller, tuvimos que salir raudos a Mayobamba. Llegamos en 20 minutos y luego de tomar un suculento y contundente desayuno, empezamos con el taller, coordinado por nuestros amigos del Programa de Desarrollo Económico Sostenible y Gestión Estratégica de los Recursos Naturales (Prodern), financiado por la cooperación belga.

La bienvenida fue dada por Faustino Quispe Llamocca, presidente de la Comunidad Campesina de Mayobamba, quien saludó la realización de la reunión, que busca apoyar el desarrollo socioeconómico de los pobladores de este valle. Seguidamente, Emilio Cruzado, Asesor Técnico Nacional de Gestión Ambiental Regional de Prodern en Ayacucho, presentó los avances del programa mediante la implementación de la estrategia de valoración del paisaje.

Inmediatamente después, presenté las funciones del SERFOR como Autoridad Nacional Foresta y de Fauna Silvestre y expliqué por qué se debe difundir la importancia del cóndor andino y su conservación. De esta forma, “marcamos” la cancha sobre nuestras responsabilidades que nos convocaba: la conservación y el manejo sostenible de esta ave. Aprovechamos también para absolver diversas dudas y dar a conocer lo que realizamos en todo el país. Luego, Rosa Elena Zegarra, especialista del SERFOR, presentó los avances en la elaboración e implementación de los planes de conservación de la fauna silvestre (ya tenemos cuatro), como herramientas de gestión de nuestro patrimonio natural.

Con todo lo anterior, pasamos a ver el estado actual de la población del cóndor, sus amenazas, acciones de conservación y avances en la ejecución del plan nacional para su conservación. Finalmente, con los participantes vimos el caso específico de los cóndores en el valle de Sondondo.

También, pudimos recoger algunas de sus expectativas sobre el desarrollo del turismo en el valle como una de las medidas para apalancar la mejora de la calidad de vida de la población local.

Conservación y turismo

Con la barriga llena y el corazón contento, regresamos del almuerzo a seguir trabajando por el cóndor andino. Dividimos a los participantes en cuatro grupos y les pedimos que discutan sobre las principales amenazas de la población de cóndores andinos en el valle; y las posibles soluciones. Asimismo, les pedimos que nos ayuden a definir, algunas acciones inmediatas.

Tras escuchar la exposición de los cuatro representantes de cada grupo e intercambiar varias ideas, propuestas de trabajo, experiencias; elaboramos un acta con algunos acuerdos. Se determinó que entre las principales amenazas están la presencia de los cables de media tensión que afectan el desplazamiento de los cóndores andinos, los cuales a su vez son un disturbio visual en el mirador y la persistencia de casos de envenenamiento voluntario e involuntario de cóndores.

Además, eventualmente se reporta en el valle algunos incendios forestales. También se habría informado sobre la caza de algunos ejemplares para ser usados en el Yawar Fiesta, principalmente en lugares vecinos como Apurímac, Pampas y Sucre. Se señaló que no todos los municipios cuentan con sus respectivas ordenanzas para proteger al cóndor andino; y si existen no se hace mucho o casi nada.

Con todo ello, redactamos en conjunto algunas alternativas que deberían ser gestionadas por todos los presentes, tales como, solicitar a la empresa Electro Dunas, la reubicación de los cables de media tensión en el sector del mirador; evitar prender fuego a los rastrojos tras las faenas agrícolas y reducir el uso de maquinaria de construcción o el uso de explosivos, factores que perturban a los cóndores. Añadimos que es necesario realizar campañas de educación ambiental y de sensibilización que incorporen la valoración de la fauna silvestre para su conservación y uso sostenible. Se determinó también que es indispensable lograr que los otros municipios generen sus ordenanzas municipales al respecto, y sobre todo, que se incorpore sanciones para los que atenten contra la flora y fauna silvestre.

Tras la plenaria dimos por concluido el taller, no sin antes tomar, de manera consensuada, tres acuerdos principales: solicitar la reubicación de los benditos claves de electricidad, evitar la quema de pastos mediante la realización de compost y otras variantes con los rastrojos; y programar una siguiente reunión con los distritos de las partes altas del valle para conocer su perspectiva y tener un panorama completo de la situación con respecto a los cóndores.

Nos fuimos con las ganas de regresar y escuchar a los pobladores locales, sobre todo de las partes altas del valle. Estamos seguros de que tienen mucho que contarnos y que son piezas fundamentales en la conservación del cóndor andino. De otro lado, se necesita trabajar bastante para otorgar “peso” turístico al valle de Sondondo que tiene como fuerte competencia el valle del Colca, en Arequipa. Aunque en el Colca, sabemos, no puedes ver tantos cóndores en un solo punto y disfrutar de una población tan sana de esta ave. Además, las distancias y la incipiente infraestructura hotelera, así como la débil promoción del lugar, juegan en contra del desarrollo turístico del valle.

Hay mucho por hacer y buscamos que los pobladores del valle sean conscientes de ello. Por ejemplo, no vimos ningún mural, cartel o alguna señal que incluya a los cóndores como motivo de orgullo local. Conociendo, valorando y entendiendo cuál es su importancia y potencialidades, se puede trazar un camino hacia un desarrollo que tome en cuenta la conservación y buen uso del patrimonio natural. Los cóndores andinos del valle de Sondondo deberían dar fe de ello.

Enrique Iván Angulo Pratolongo
Oficina de Comunicaciones – SERFOR

Compartir en: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest